miércoles, 13 de julio de 2011

Decimos NO al Canon Digital

En los últimos días, trascendió en las redes sociales, en los medios de comunicación un concepto hasta ahora poco conocido: el Canon Digital. De la mano de esta explosión, casi en paralelo se multiplicaron una y otra vez las voces rechazándolo. Pero veamos...

¿Qué es el Canon Digital? 
Se trata de una tasa general a dispositivos de almacenamiento e insumos digitales o analógicos, que va desde los CD's vírgenes hasta los iPods. La tasa varía según el producto, llegando a gravarse los insumos de grabación como DVD's vírgenes con un 75% de su valor.

¿Cuál es el argumento para aplicar el Canon Digital?
El motivo elemental por el cual se intenta aplicar este impuesto es por la posibilidad que ofrecen estos dispositivos de realizar copias no autorizadas (o reproducirlas) de material con copyright (fonogramas, películas). A su vez, se establece el derecho a la "copia privada" de las obras por parte de los usuarios. Lo que se busca es compensar económicamente a autores e intérpretes por la posible copia no autorizada de su material.

¿Quiénes impulsan esta medida?
Está impulsada por los Senadores Miguel Ángel Pichetto (FPV-PJ) y Rubén Giustiniani (PS)


¿Por qué nos oponemos al Canon Digital? 
Nuestra posición está abordada desde distintos aspecos. Por empezar, se incluye de manera generalizada a todos los dispositivos e insumos que permiten realizar copias, sin considerar que el usuario podría estar copiando material que no necesariamente tiene "copyright". Supongamos que éste compra un CD virgen para realizar una copia de Ubuntu Linux. En lugar de abonarla a $1, lo hará por $1,75, como resultado del gravamen. Acá surgen dos conceptos. El primero, es que los $0,75 centavos que se le cobraron, son percibidos por las corporaciones de la industria discográfica (en su mayoría multinacionales), es decir que estará pagando un impuesto por un uso que poco tiene que ver con su acción, ya que poco tiene que ver una licencia GNU con la protección de derechos con los que cuentan los fonogramas. El segundo concepto, comprobado sencillamente con ejemplo, es la violación por parte de esta ley, de la presunción de inocencia, carta fundamental de la justicia. Con el canon se tiende a promedias las pérdidas por "piratería" y terminan pagando los costos todos los usuarios, siendo así considerados "potenciales culpables".
Además, podemos agregar desde nuestro lugar de opinión, que no favorece a los artistas ya que tan sólo el 1% recibe regalías de entidades como SADAIC o CAPIF, por lo que en general, terminará siendo una carga impositiva para la gran mayoría de ellos a la hora de comprar materiales para trabajar con su obra (por ejemplo, un demo de su autoría). Por último, el Estado no recibe ni reinvierte un centavo de la suma recaudada en producción artísitca o tecnológica, sino que
ya de por sí subsidia a varias de las instituciones que recibirían dinero, por producción cultural, como por ejemplo la industria del cine.

¿Quién está detrás del Canon Digital?

Dada la amplitud de argumentos, se desprende que quienes se encuentran detrás de este proyecto de ley son las empresas discográficas multinacionales, quienes serían las grandes beneficiadas por esta aplicación, recibiendo ganancias extraordinarias que en gran parte irían a parar a sus arcas en el exterior.




DECIMOS NO AL CANON DIGITAL - ENTERATE Y DIFUNDÍ

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada